sábado, 31 de octubre de 2009

Nota 4

Bien, por el momento considero que la muestra de haikus es suficiente. Como ya habréis podido comprobar, a excepción de respetar el número de sílabas en los versos, poco más me he ceñido a la composición tradicional del haiku japonés; y es que estos versos son occidentales y mediterráneos, y me temo que la temática que rondaba mi cabeza cuando fueron escritos, poco o nada tenía que ver con la naturaleza, aunque sí con el paso del tiempo y las estaciones. Espero que os hayan gustado y..., me tomaré un tiempo para pensar qué buenas nuevas dejaros por aquí.

2 comentarios:

Ada dijo...

A mí me ha gustado esta serie.

Algunos me descolocaban.. y me hacían pensar, hasta que les pillaba el punto.

Lo dicho con la dificultad de la brevedad añadida, has demostrado que eres genial.

Felicidades. ;)

Carminera dijo...

Para mí era más dificultoso no perder el sentido original con las traducciones; pero practicar la brevedad me viene bien, porque si me dejo ir puedo enrollarme como las persianas.

Un abrazo estelar.