martes, 22 de septiembre de 2009

Muerte de un poeta

La muerte
instalada cómodamente

en su deshabitada vida
albergaba la esperanza
de hospedarse para siempre allí

sucumbiendo a su poder
las rosas perecieron
mientras el agua rítmica
escapaba de la mano
de un grifo abierto

el polvo de la nostalgia
empañaba el suelo de losas
y los dedos inertes
sostenían una pluma
con la tinta todavía caliente

No hay comentarios: